domingo, marzo 18, 2007

Sólo Dios es Vencedor

وَ لا غَالِبَ الا الله
وَ لا غَالِبَ الا الله
Este es un fragmento de yesería de la Sala de Dos Hermanas, situada en el Palacio de los Leones (llamado en época nazarí al-Riyāḍ al-Sa' īd - el Jardín Feliz). En él aparece en cursiva andalusí una frase omnipresente en la Alhambra de Granada. Se transcribe como "Wa lā gāliba illā-llāh" (وَ لاَ غـَـلِـبٌ إلاَ اللـَّه). Se podría traducir como No hay vencedor sino Dios (también como Sólo Dios es Vencedor o No hay más vencedor que Al-lāh).

Según diversas fuentes andalusíes el lema figuraba en la bandera blanca que portaba el tercer califa almohade, Ya'qūb al-Manṣūr, en la batalla de Alarcos (1195). Con el tiempo fue convertida por Muḥammad Ibn al_Aḥmar (Muḥammad I - el Rey Alhamar) en emblema de la dinastía nazarí. Así, después de la victoria de los ejércitos granadinos sobre las tropas castellanas en la batalla de Arjona (mayo de 1238), Muḥammad I entró triunfal por la Puerta de Elvira en Granada. Los granadinos lo recibieron con vítores Bienvenido el vencedor por la gracia de Dios, a lo que él respondió No hay vencedor sino Dios. Quería mostrar, con sus palabras, que todo lo ocurrido (bueno o malo) era por designio y voluntad de Al-lāh. Y que, por ello, la gloria por la victoria no le pertenecía, era la voluntad de Dios, a la que se sometía.

 Hay una segunda versión sobre el origen Wa lā gāliba illā-llāh, según Lafuente Alcántara: el lema que mostraba el escudo nazarí era reverenciado como invención divina, atribuyéndole la victoria de Alarcos. En la víspera de la batalla, tan desgraciada para los cristianos, «apareció en los espacios un ángel montado en un caballo blanco, tremolando una bandera», y en ella figuraba la leyenda, que sería adoptada después como emblema por los musulmanes granadinos (op. cit., tomo 3º, pág. 133).

Sea cual fuere su verdadero origen, el Rey Alhamar, como fundador de la dinastía Nazarí, tomó esta frase y la integró en el escudo de la familia real. Es el más antiguo de los escudos del Reino y Ciudad de Granada: en campo rojo, está cruzado desde su parte superior derecha a la inferior izquierda por una banda de oro, sostenida en sus extremos en sus fauces abiertas por dos dragones naturales, portando también en oro la inscripción: (وَ لاَ غـَـلِـبٌ إلاَ اللـَّه )

Como curiosidad, para los lectores de Argentina: En el alicatado del Metro de Buenos Aires, en la estación Independencia de la línea C, aparece un friso con esta frase.

17 comentarios:

PoliSeMia dijo...

Buena idea la de este blog. Me mantendré al loro a ver de que informas...

Okzelui dijo...

Interesante. Me creo más la primera leyenda.

Un saludo.

El buzón de mi casa dijo...

Hay días para olvidar guerras de rencillas bobas y disfrutar siendo un guiri en Graná.

Lost in Translation dijo...

muy muy muy interesante!

Celeste dijo...

Tu trabajo me encanta y lo sigo fielmente, aunqeu no siempre deje comentarios. Granada es el lugar donde he regresado muchas veces por el placer de sentarme...y sentir.

Un abrazo grade y todo mi admiración.

Nos veremos.
Ya volví a añadir tu silla en mi casa, que he estado de obras, te quiero cerquita..!

Landahlauts dijo...

Gracias a todos, me agrada que os agrade. :)

Maine dijo...

Estoy encantada de haber descubierto un blog sobre Granada... la visité hace ya cuatro años y me enamoré totalmente de tu ciudad: la Alhambra me dejó sobrecogida, maravillada. Fue uno de los viajes más bonitos que he hecho en mi vida, ojalá se me presentara la oportunidad de volver a visitarla pronto.
Un saludo.

Mari Carmen dijo...

Voy a ir próximamente a Granada. Hace... uf, un montonazo de tiempo que no paseo por allí, porque siempre he pasado de largo hacia Motril. Aconséjame sitios guapos para ver en dos días. Intentaré ir a la Alhambra. No sé si será posible, pero lo intentaré.

Saludos :)

Landahlauts dijo...

La Alhambra, sin prisa...

Pasear por el Albayzin, perderte por el Realejo, tapear por calle Navas, subir a la Alhambra por la Cuesta de los Chinos, visitar el Parque de las Ciencias, La Cartuja...
Hay un bono, que puedes ver en la página de Caja Granada, incluye un montón de entradas a sitios interesantes y un bono-bus.

Sobre todo... no tener prisa: no cerramos a mediodía...

:)

Mari Carmen dijo...

Ok. Oído, cocina :) Lo cierto es que me apetece un montón ir.

Gracias :)

El Churruán dijo...

Escondida entre los mocarabes de una de las cúpulas del Pabellón de Levante (ala Este del Patio de los Leones), se puede leer "Tanto Monta Monta Tanto". Esta Isabel, si no dejaba su huella, le daba un parraque. Muy interesante tu blog, Landahlauts.

Landahlauts dijo...

Pues... tenemos un montón de "huellas" de Isabel. Y algunas, porque las ha borrado el viento, como los miles de libros quemados en Plaza Bib-rambla.

Intransigentes e ignorantes, que hay en todos lados.

noemi dijo...

Es muy estética la letra, muy armónica.

Arwen dijo...

Tengo que pasarme por aquí más a menudo. ¡Qué pena que yo no sepa de mi ciudad cosas tan interesantes como esta!

Glitterboy dijo...

Quien pueda visitar Buenos Aires podrá observar que la línea C del metro posee en todas sus estaciones motivos alegóricos españoles. Se debe a que fue una compañía peninsular la que construyó dicho subterráneo en la década de 1930. Es verdaderamente la línea más hermosamente decorada. La frase en cuestión está tallada en bronce y forma parte del patrimonio histórico y cultural, símbolo de una época de gran amistad entre nuestros países.

Saludos a todos nuestros hermanos españoles!

Fernando Terreno dijo...

Ha pasado mucho tiempo desde que pusiste esta entrada, pero hoy mismo me daré un vuelta hasta la estación Independencia, para ver la réplica.
Y dicho sea de paso hay un pueblo vecino a Granada, donde se hace es pan más rico del mundo, ¿cómo se llama?
el mejor de los recuerdos para Maricarmen, del restorán Almírez y para las ricas cositas de la pastelería La Isla, en Carrera del Genil.
Volveré por el blog.
Saludos desde Buenos Aires.
21 de junio de 2009

Fernando Terreno dijo...

Recordé el nombre del pueblo donde hacen pan tan rico: ¿puede ser Alfacar?
Lo comí varias veces en unos bares, por el Albayzín.
¿Es así, o son recuerdos confusamente mezclados?